Written by 1:07 pm Portada

ALMA DELGADO: UNA CALEÑA QUE HARÁ HISTORIA EN LA MODA LATINA

En las pasarelas de Miami, escribe la biografía de una mujer que no desea ser la estereotipada belleza de ébano en los Estados Unidos.

Por: Salvatore Laudicina
Fotos: Andy Fernández

Un vídeo de Naomi Campbell desfilando en la Semana de la Moda de Nueva York en 1996, instituye su poderío en la pan- talla del televisor plasma de 50 pulgadas que reside en la pared de la oficina de One +One Tv, donde tiene lugar el encuentro con Alma Delgado.  En el escritorio, un dossier fotográfico donde su figura estilizada y el gozo de cosechar su triunfo en los Estados Unidos simbolizan a la perfección el espíritu de Alma Swim, su línea de trajes de baño.

Tras los saludos y el beneplácito de Federico Díaz y su equipo de relaciones públicas para entrevistarla, su mirada se sumerge en la pantalla del televisor para deleitarse con la elegancia de Campbell en La Gran Manzana. Para ella, ha sido una maestra de vida. Una mujer que le enseña a soñar en grande para demostrarse a sí misma que nada es inalcanzable cuando se tiene pasión, disciplina y perseverancia.

“Como afrocolombiana y afrolatina, admiro muchísimo a Naomi Campbell. Ella me ha hecho entender la importancia de ser una mujer negra en la sociedad contemporánea y valorar la historia de vida que escribo a diario como modelo en este país”, expresa.

De pronto, suena su celular. Un mensaje de texto. Sonríe. No es para menos: los trajes de baño se han vendido como pan caliente. La noticia le confirma que ha valido la pena el camino recorrido desde su natal Cali hasta la cosmopolita Ciudad del Sol.

“Miami es una ciudad de oportunidades para todos. La gente asocia esta ciudad con glamour y vida nocturna, pero es mucho más que eso. Es un lugar donde puedes ser tú mismo y tu autenticidad te permite conectar con personas maravillosas que creen en tu visión y te permiten alcanzar tus objetivos”, declara.

Hay que darse prisa. Dentro de una hora, tiene una cita inaplazable con su equipo de producción para una sesión de fotos. “Hago mucho dinero y valgo hasta el último céntimo”, bromea citando una de las frases icónicas de la recordada supermodelo inglesa.

La conversación será placentera. Su sonrisa contagiosa es un buen presagio.

LOS AÑOS ESCOLARES EN CALI: UN CAPÍTULO PARTEAGUAS

Toda historia de éxito posee un comienzo que muchas veces se sale de lo usual y lo predecible. La de Alma Delgado y su llegada al mundo del modelaje, nace en sus años de secundaria.

Estudiante del Colegio El Amparo en Santiago de Cali, su vida transcurría entre los cuadernos, los recreos con sus amigas, el basquetbol y el béisbol. Cotidianidad que da un giro inesperado, después de ser la reina de belleza de su salón de clases.

Para Delgado, lucir la corona y el cetro en aquellos días fue un momento decisivo en la senda que hoy recorre en Miami.

“Antes del reinado, no me preocupaba tanto por el físico y la belleza. Era muy delgada y poco femenina.”, recuerda. “Pero mis amigos y otras personas no dejaban de expresarme que tenía todo para ser una gran modelo. Fue tanta la insistencia, que comencé a creérmelo”.

El parteaguas sucedería semanas después, cuando representó a su colegio en las Olimpiadas Escolares de Porristas. Después de esa tarde, la cancha y las pelotas serían reemplazadas por tacones, glamour y maquillaje.

“Uno de los jurados era el dueño de la mejor escuela de modelaje y glamour de la ciudad. Al verme, me dijo que me esperaba un futuro prometedor en esta carrera. Sus palabras me cambiaron para siempre la vida. Cuando comencé a estudiar modelaje, me volví más femenina y cambié la percepción que tenía de mi cuerpo”.

BOGOTÁ: LA SIGUIENTE PARADA EN SU VIAJE PERSONAL

Tras comenzar a estudiar modelaje a los 15 años en una de las academias de estilo y glamour más importantes de su ciudad natal, graduarse de bachiller y estudiar comunicación social y periodismo, Alma Delgado decide perseguir las huellas de su destino en Bogotá. “Era el momento de crecer profesionalmente. En Cali había logrado mucho, pero sentía que no tenía más posibilidades de avanzar profesionalmente”,

rememora.

Durante su paso por la capital de Colombia, regresa a las aulas para estudiar actuación y diseño de modas; incursiona en la televisión con un personaje en la serie Pandillas, guerra y paz, escrita por Gustavo Bolívar, autor de la novela Sin tetas no hay paraíso; y trabaja con marcas internacionales como Harley Davidson, Chevrolet y Playboy.

MIAMI: UNA CIUDAD PERFECTA PARA SOÑAR EN GRANDE

Con los tacones de la perseverancia bien puestos, Alma Delgado pisa con determinación la moda latina en Miami. Su talento como diseñadora de moda y un currículum donde sobresalen marcas y empresas importantes de Estados Unidos y Latinoamérica, dejan en claro que ella es mucho más que una cara bonita.

Su triunfo en las Olimpiadas Mundiales de Arte y Talento en Hollywood (WCOPA), donde participó como modelo y obtuvo una medalla de oro, tres de plata y una de bronce, fue su pasaporte para abrir las puertas de las agencias más prestigiosas de Florida.

“Miami es la ciudad que me ha permitido convertirme en una mujer guerrera y amiga de los desafíos. He conocido gente maravillosa que ha creído en mí y ha confiado en mi visión.

Eso es algo que agradezco muchísimo”, confiesa.

Desde el instante en que puso los pies en suelo miamense, el éxito no se le ha despegado ni un segundo: un comercial de televisión para la marca Esika, desfiles en el Miami Fashion Week y el Milan Fashion Week, un contrato con Ferrari y fue protagonista de un videoclip de la agrupación musical mexicana Los Cuates de Sinaloa. Esto, sin mencionar sus intervenciones en los programas matutinos Despierta América (Univisión) y Un nuevo día (Telemundo); y el canal Fashion TV de México.

“Las agencias y las empresas no sólo ven tu físico. Debes poseer una esencia propia, carisma e inteligencia. Eso es clave para destacar. Como afrolatina, siempre he tratado de serle fiel a lo que soy y lo que represento como persona y profesional”, agrega.

UN ESTILO DE VIDA LLAMADO ALMA FASHION

Creativamente hablando, Alma Fashion es mucho más que telas y colores. Representa un estilo de vida donde la prioridad es que las mujeres se sientan a gusto consigo mismas, tanto en el verano como en cualquier época del año.

“Como diseñadora, busco que las mujeres amen su cuerpo. No tenemos que ser perfectas para sentirnos bellas y lucir nuestra figura sin miedo a las miradas y las críticas”, asegura.

FEDERICO DÍAZ: UN NOMBRE CLAVE EN SU PRESENTE

Se hace necesario mencionar un nombre irremplazable en la internacionalización de su nombre: Federico Díaz, el cerebro detrás del Fashion & Art Miami, quien posee un olfato peculiar para descubrir potenciales en la industria de la moda latina. “Creyó en mí desde el primer momento y eso es algo que siempre le agradeceré. Sus consejos y su experiencia han sido muy valiosos para derribar mis miedos y abrir nuevas puertas. Él me ha enseñado la importancia de apoyarnos entre latinos para avanzar colectivamente y convertirnos en un poder en este país”, afirma.

MODELAJE Y PROSTITUCIÓN: ESTIGMA INJUSTO

Hay un pensamiento que se resiste a morir en el imaginario colectivo: quienes se dedican al modelaje, terminan convirtiéndose en mujeres y hombres prepago a cambio de dinero y beneficios.

Un estigma que la televisión y las plataformas digitales de contenido perpetúan a diario en muchas de sus historias. Frente a esa realidad, no esconde su repudio.

“El modelaje es una profesión como cualquier otra: tienes que estudiar, ensayar sin descanso y leer. Relacionarlo con la prostitución es vulgar y equivocado. Ojalá se tomaran el tiempo de valorar nuestra disciplina y dejaran de vernos como mujeres atractivas que no piensan”, argumenta.

LA FORTUNA DE SER AFROLATINA

En una industria tan exigente y competitiva, Alma Delgado ha logrado sobresalir por su personalidad y el orgullo que siente por sus raíces étnicas. Ella resume lo anterior en una palabra: afrolatinidad.

“Soy mucho más que un color de piel. Ser afrolatina es sentirte orgullosa de tus tradiciones culturales y tus valores familiares. También significa luchar por ti y abrir puertas para otras mujeres afrodescendientes que viven en este país y dan lo mejor de sí para cumplir sus metas. Eso es lo que me ha permitido ganarme mi lugar en Miami y no ser una modelo más”, enuncia.

Su felicidad El aroma de la lluvia vespertina del verano se cuela por un orificio de la ventana. Una alarma proveniente del celular de Alma Delgado es señal de que la conversación ha entrado en su fase agónica. Su sonrisa, contagiosa a más no poder, grita a los cuatro vientos que atraviesa por uno de sus mejores momentos profesionales: se encuentra en negociaciones para ser el rostro de prestigiosas marcas de ropa y maquillaje. A finales de año, lanzará una colección de invierno.

“Cuando estoy en una pasarela o diseño ropa, me siento plena y agradecida con la vida. Es una sensación que no puedo describir con palabras”, dice para finalizar. Tocan a la puerta. Es su relacionista público. Tiene el tiempo justo para cambiarse de ropa y acicalarse para la sesión de fotos. Agradece y pide permiso para salir.

Mientras camina rumbo a la puerta, la esbeltez de su cuerpo y la elegancia de sus pasos me susurran al oído que la caleña caminará la moda y honrará su herencia afrolatina hasta hacer historia.

Pasión, inteligencia y disciplina, le sobran para lograrlo.

Tiempo al tiempo.

(Visited 25 times, 1 visits today)

Close