Written by 9:38 am Portada

NATTI NATASHA: ARQUITECTA DE UN SUEÑO ÚNICO

Mientras la industria discográfica elogia su éxito, la cantante dominicana traza la senda de una vida donde la fidelidad a sí misma y la plenitud son lo primero.

Por: Salvatore Laudicina
Fotos: Mario Alzate

Una soleada tarde de marzo en Santiago de los Caballeros. En los periódicos de esta cálida y acogedora ciudad de República Dominicana, un titular ha desplazado las noticias relacionadas con la política y la economía: Natti Natasha celebra los 500 millones de streams del álbum Nasty Singles. En el Parque Duarte, lugar representativo de este paraíso terrenal centroamericano, la gente no deja de comentar sobre ello. Una mujer entrada en años le enseña a su nieta la foto de la cantante con los ojos empapados de sudor y lágrimas discretas.

La conocí de niña cuando cantaba en el coro de su colegio y estudiaba en la Escuela de Bellas Artes. Me da mucha felicidad verla triunfar. Los sueños sí se pueden hacer realidad”, le dice emocionada a la pequeña.

Cerca de ellas, un grupo de hombres mayores escuchan atentamente la lectura de la noticia por parte de un conocido que compró el diario a primera hora.

A decir verdad, les resulta difícil hablar de Natti Natasha. Ellos conocen a Natalia Alexandra Gutiérrez Batista, la hija de Sarah Batista y el profesor Alejandro Gutiérrez, nacida el 10 de diciembre de 1986.

Leer esto, es un orgullo para la República Dominicana. Quienes la conocemos desde niña, sabíamos que llegaría muy lejos”, expresa uno de los presentes.

La alegría salta como una niña por todos los rincones del lugar. No es para menos. Una hija de Santiago de los Caballeros triunfa en grande y le demuestra al mundo que los dominicanos son perseverantes, soñadores y capaces de lograr lo impensable.

Simultáneamente en Miami, en las oficinas de Sony Music Latin, sin rastro de maquillaje en su rostro, Natti Natasha observa detalladamente el vídeo de Otro caption, su nuevo sencillo.

Perfeccionista y disciplinada, se autocritica vocalmente. Por sus comentarios objetivos, puede concluirse que conoce perfectamente sus luces y sombras como cantante. No teme a resaltar sus fallos cuando amerita. Eso habla bien de una mujer que está en una constante búsqueda de la excelencia.

El teléfono celular está a punto de estallarle por un caudaloso mar de mensajes de texto para felicitarla por la cifra lograda con su nuevo álbum. Ya habrá tiempo de leerlos. Hay un periodista esperando y una conversación pendiente.

Una vez llegamos a la pequeña sala donde tendrá lugar la entrevista, me percato de que estoy sentado frente a tres personas que habitan en un mismo cuerpo: la pequeña Natalia Alexandra, la Natalia Alexandra adulta y Natti Natasha, la artista y el personaje público.

Cada una de ellas constituye una pieza fundamental del rompecabezas de un sueño único. Sueño hecho a la medida de cada ser humano y que no puede limitarse al éxito, la fama y la fortuna.

Para ella,, el propósito de vida que le ha permitido construir ese sueño es ser fiel a lo que siente, valorar las cosas verdaderamente importantes y respetar esa voz interior que la ha acompañado a lo largo de su camino. Es así como se ha convertido en el ser huma- no y la artista que es hoy.

“He logrado lo que siempre quería. Gracias a Dios, tengo mi familia; estoy rodeada de amor puro y real, algo que no todos logran tener en el mundo del entretenimiento”, dice con voz pausada.

 “He encontrado mi balance: trabajo en lo que amo, tengo un público que me apoya de corazón y me siento bendecida. Pero una vez que la artista se baja del escenario, llego a casa y no está vacía. No puedo pedir más”.

Mientras converso con ella, sus paisanos no dejan de alegrarse por su éxito en el Parque Duarte de Santiago de los Caballeros. Horas y ciudades distintas. Escenas que transcurren simultáneamente, pero la misma satisfacción tanto en los corazones de quienes leen la noticia de los 500 millones de streams de su disco Nasty Singles, como en los de quienes forman parte de su equipo y laboran como hormigas para atender a la prensa invitada.

Ella es consciente de que su triunfo también es el triunfo de República Dominicana, una tierra donde cada persona tiene un sueño único y se lucha sin tregua para hacerlo realidad.

LA HONESTIDAD: TINTA INDELEBLE DE SUS CANCIONES

Mientras en Miami una lluvia pasajera obliga al sol a bajarse de su trono, en Santiago de los Caballeros ese mismo sol se pasea como amo del resplandeciente cielo dominicano.

En la pequeña sala, suena de fondo Otro caption. Muy seguramente, se vale imaginar en este juego de simultaneidades, la nieta de la mujer del Parque Duarte está tatareando la canción en este instante. Incluso, también valdría imaginar a una adolescente o una joven, sentada en una de las bancas, componiendo versos y melodías mientras ve transcurrir la tarde, quien admira a Natti Natasha por su manera de escribir.

Pero es un secreto a voces que en la industria discográfica, una cantante tiene que ceñirse a las decisiones de ejecutivos. Valdría la pena preguntar hasta qué punto lo que se escribe es producto de las decisiones y estrategias de marketing de terceros o nace realmente de las experiencias personales.

Siempre tengo el control de lo que quiero expresar. Siento que eso es lo que trae esa controversia y diversidad de opiniones, porque soy muy directa. Cuando hablo de mis vivencias, las expreso desde un lugar donde pueda hablar con libertad y franqueza”.

LO QUE SIENTE LA ARTISTA Y LO QUE PIDE LA INDUSTRIA

En esta soleada tarde de marzo en Santiago de los Caballeros, los 500 millones de streams de Nasty Singles no dejan de ser el principal tema de conversación en el Parque Duarte.

Para quienes leen y comentan la noticia en estos momentos, representa el triunfo de una mujer dominicana que tuvo el coraje de abandonar su país para hacer realidad su sueño único en los Estados Unidos, un país de oportunidades pero también de retos y obstáculos.

Pero ahora mismo en Miami, ese número tiene una connotación distinta. Detrás de él, habitan las metas cuantitativas de Sony Music; el ingente trabajo de su manager y de cada persona que trabaja detrás de la figura pública; y el asombro de la pequeña Natalia Alexandra, quien cantaba en el coro de su colegio y nunca llegó a imaginar algo así.

Frente a una cifra tan imponente y lucrativa, es normal creer que las responsabilidades de la cantante se vuelven números y más números para sostener su estatus dentro de la industria discográfica.

Me disfruto al máximo las horas en el estudio, el proceso creativo. Decido no mirar esos números, porque no definen la calidad de mi música ni me definen como cantante”, expresa.

MÚSICA URBANA: MUCHO MÁS QUE UN BOOM COMERCIAL Y PASAJERO

Una voz femenina, dulce y juvenil comienza a cantar la letra de Otro caption en una esquina del Parque Duarte. Casualidad, destino o quizá la prueba fehaciente de que Natti Natasha se ha convertido en un modelo a seguir para quienes viven la música urbana como su sueño único en Santiago de los Caballeros y República Dominicana.

Pero los cantantes del género aún deben lidiar con ese imaginario de pro- ducto creado por las disqueras, blindados por un ejército de productores y letristas a su alrededor, y con escaso o nulo talento vocal.

La expresión facial de Natti Natasha, al escuchar este pensamiento en la pequeña sala de Miami, denota el gozo de quien se ha educado vocalmente, escribe sus letras y respeta la disciplina de quienes dedican su vida al micrófono y el escenario.

En general, siento que el camino para cada artista urbano es diferente, y que la diferencia está en lo que cada uno proyecta a través de su música”, manifiesta.

Es ahí donde vemos la diferencia de quienes hacemos canciones que perduran en el tiempo y no buscamos ser una moda pasajera”.

LA CANCIÓN QUE ESCRIBE A CADA SEGUNDO

La distancia geográfica que separa a la Capital del Sol de Santiago de los Caballeros, 1201 kilómetros para ser exactos, contrasta a la perfección con las vivencias simultáneas que han transcurrido en ambos espacios durante esta entrevista.

Es aquí donde la alegría de la mujer entrada en años que la recuerda con cariño y la admiración de aquellos hombres que leyeron la noticia en el Parque Duarte, se fusionan con las palabras de su equipo en Miami, las felicitaciones de su casa disquera y los mensajes de texto que naufragan en su teléfono celular.

La niña, la mujer y la artista es- criben a cada segundo una canción de bienestar, donde el balance es lo primero, y la fama y el dinero son el producto de escuchar la voz interior y ser genuina.

Natti es una mujer que se ha encontrado, y con el tiempo ha llegado a conocerse y amarse mucho más”, concluye con una sonrisa en los ojos. “Como artista, proyecto lo que siento e interpreto lo que otros no pueden decir. De eso no se trata la vida”.

Amaina en Miami y en Santiago de los Caballeros la lluvia le roba su trono al sol en el resplandeciente cielo dominicano. De fondo, vuelve a sonar Otro caption. En unos minutos, una nueva entrevista. Natti Natasha toma el teléfono celular y comienza a ojear los mensajes de texto.

Muy seguramente, uno de ellos será el de doña Sarah Batista y el profesor Alejandro Gutiérrez para comunicarle los comentarios y expresarle el orgullo patrio de sus paisanos.

Quizá también, se vale imaginar en este juego de simultaneidades, mientras esta conversación llegaba a su fin, la mujer entrada en años se haya atrevido a pedirle su número telefónico a doña Sarah para escribirle personalmente, contarle los recuerdos que guarda de la Natalia Alexandra niña y recordarle que ella es y será la arquitecta de ese sueño único que habita en cada dominicano.

El sueño que pese a todo lo que ha logrado, lucha sin tregua para hacerlo realidad.

(Visited 28 times, 1 visits today)

Close