Written by 5:58 pm Portada

ALY SÁNCHEZ: EL ARTE DE HACER REIR CON EL LLANTO DEL ALMA

La actriz e influencer escribe las páginas de su vida con la tinta imborrable de sus días en Cuba y las experiencias cosechadas en la Ciudad del Sol.

Por Salvatore Laudicina

Hambrienta, la creatividad se sumerge hasta lo más profundo de ese personaje que habita en algún rincón de la memoria implícita. Busca con desespero la voz, los gestos y la personalidad de una ella cómica, digna de ser querida y recordada por el público.

Repeticiones continuadas de ademanes, feminidades y maneras de pensar. Repetir sin descanso, con la disciplina inconfundible del artista, hasta que esa mujer cobre vida propia en el cuerpo tangible.

Una risa estruendosa rompe el silencio sepulcral del espacio. La pregunta, obligatoria para quien observa, es si quien ríe es la ella cómica o la ella real. Luego de unos minutos, la voz de Aly Sánchez despeja la duda.

Es inevitable para el periodista, quien dibuja con trazos perfectos el proceso creativo en su cabeza, mientras escribe y reescribe las preguntas, días antes de una entrevista, cuestionarse si en ese constante ejercicio de indagación y construcción de un performance humorístico, una actriz desahoga sus dolores.

“Sé que un personaje va a funcionar, cuando me divierto y me río en el proceso creativo. El personaje no está obligado a cargar con tus emociones. Por lo tanto, eso no sucede”, responde tajante.

La respuesta obliga a pensar de inmediato en la campesina Braudilia, La Cazafortunas, Ordenia, la legendaria Migdalia Rondón y las inconfundibles Ami y Yoyi. Acto seguido, la mente la imagina entregarse a ellas en cuerpo y alma, como una aprendiz ansiosa por aprender de sus maestras. En últimas, el actor siempre estará al servicio de los personajes a los que presta su cuerpo.

Pero si de algo está seguro el periodista, hablar en tercera persona siempre resulta placentero, es que Aly Sánchez, el ser humano detrás de la figura pública, es un personaje fascinante. Ahora, el reto es adentrarse en su historia personal para conocer más. Eso, implica que él también deberá interpretar dos personajes a la vez: el curioso preguntón y el narrador escrito de una conversación muy amena, antes de que la tarde envejezca en el cielo de Miami.

Las inseparables compañeras del abuelo

Cuando se viaja a la infancia de Aly Sánchez, periplo obligatorio para quien desee entender su amor por la actuación y el arte, las rancheras de Jorge Negrete y Pedro Infante suenan estruendosamente en los silencios propios de la remembranza.

Esos silencios la devuelven a su infancia en Banao, su pueblo natal. Como olvidar sus doblajes de Ana Gabriel y Selena en la Casa de la Cultura. Aplausos al unísono, elogios, la siembra de las primeras semillas de su propósito. Recuerdos preciados en las páginas de su historia.

Justamente ahí, en esa niñez de sueños y travesuras, se enamora perdidamente de México. Las rancheras son un regalo de su abuelo, el hombre que le obsequia su amor por el país azteca.

“Mi abuelo amaba las rancheras y me crié con ellas. Eran sus compañeras inseparables. Gracias a él, amo a México y su cultura. Cada vez que oigo una ranchera, lo recuerdo con cariño”.

Poder indestructible

 Caminando de la mano con sus memorias por las calles de Banao, Aly Sánchez exalta con gratitud el sostén emocional de su familia en aquellos años. Vuelve a escuchar las palabras de aliento y la seguridad inculcada antes y después de cada

presentación en la Casa de la Cultura. Acto seguido, se arropa con la mirada visionaria de sus abuelos, padres y tíos.

Ensimismada en esos recuerdos vitales, ríe con la misma inocencia de ese entonces. Exactamente la misma. Un sentimiento tan puro y genuino, no puede imitarse tan fielmente.

En sus ojos puede leerse que la seguridad edificada por su familia, inquebrantable y persistente, una fuerza indestructible, es el alma de la travesía que ha forjado un éxito no medible en fama o fortuna. Travesía que inicia a los 17 años cuando  abandona Banao y viaja a La Habana para estudiar en el Instituto Superior de Arte (ISA); y en 2007, le permite llegar a los Estados Unidos para proseguir con su crecimiento profesional. Tras presentarse a distintos castings y convocatorias,

participa en obras de teatro, la telenovela Alma indomable y la serie Necesito una amiga. Su talento también reluce en el desaparecido programa Sábado Gigante, presentado por Don Francisco.

“Mi familia es de un pueblo muy humilde, pero siempre me invitó a luchar por mis sueños. Esas palabras se convierten en un poder que te motiva a seguir adelante, pese a las dificultades y obstáculos”

Sinónimo de fuerza y valentía

En su retorno emocional a Banao, Sánchez elogia a su matriarcado. Cada una de las mujeres que conforma su raíz sanguínea, le ha heredado el carácter para pelear por lo que quiere, la humildad para reconocer sus errores y la sabiduría para tomar las decisiones correctas.

“Hay mucho de ellas en mí. No se dan por vencidas. Son nobles, trabajadoras y agradecidas con la vida. Me permitieron formar mi personalidad y tener claro el derrotero a seguir”.

Vestida de orgullo, también elogia a las mujeres cubanas. Ellas también le han permitido aplaudir su perseverancia, su disciplina y su lealtad a lo que piensa y lo que siente.

“Somos mujeres fuertes que nos sobreponemos a las necesidades para criar a nuestros hijos y alimentar nuestras familias. En este país, hemos hecho historia. Podemos citar a inmigrantes trabajadoras, triunfadoras y talentosas como Celia Cruz y Gloria Estefan; y lideresas políticas como Ileana Ros-Lehtinen o Rosa María Paya”.

“En este país, hemos hecho historia. Podemos citar a inmigrantes trabajadoras, triunfadoras y talentosas como Celia Cruz y Gloria Estefan; y lideresas políticas como Ileana Ros-Lehtinen o Rosa María Paya”

Una antítesis llamada Migdalia Rondón

En la piel de ese curioso preguntón, personaje que también exige un juicioso proceso creativo, como el periodista encuentra un vestido cómodo para preguntar sin tibiezas y con una familiaridad que está prohibida en este tipo de conversaciones.

Esa comodidad obliga al abandono de sus memorias en Banao y retornar al presente de la artista que encuentra en el humor un discurso reflexivo e hilarante sobre ese ego que le devora la humildad a muchos en la industria del entretenimiento.

Un nombre se asoma a los labios de quien pregunta: Migdalia Rondón. Frente a un personaje que invita a reír pero también a pensar, es válido preguntarse por el ego de Sánchez. El periodista vuelve a imaginarla, mientras su hambrienta curiosidad busca la voz y los gestos de Migdalia en la memoria, confrontándose con ella misma.

“El personaje empezó como una caricatura de los artistas que tienen mucho ego, aunque ha evolucionado y se ha adaptado a los tiempos y formatos. Yo para nada soy así, disfruto mucho el éxito y la popularidad porque me permiten vivir de lo que amo hacer. Siempre he tenido claro que nadie es mejor que nadie”.

Teniendo claro que la legendaria Migdalia Rondón es su antítesis, sólo queda preguntar por ese riesgo que se corre de encasillarse, cuando un personaje se hace tan mediático.

“Desde el 2010, he encadenado, al principio en televisión y ahora en redes sociales, personajes que han podido convivir juntos. El primero fue Braudilia, una campesina cubana. Después vinieron La Cazafortunas, Ordenia, Migdalia Rondón, y por último, Ami y Yoyi. Tengo la suerte de adaptarme y evolucionar. De hecho, tengo un show de dos personajes y el público lo disfruta por separado”.

Felicidad y sororidad, una herencia invaluable

Mientras la artista responde cada pregunta sin oponer resistencia, Aly Sánchez, la mujer, madre de dos hijas, espera paciente su turno de hablar. Sólo hasta ahora, el periodista se percata de ello. A decir verdad, el tiempo es corto y hay mucho por descubrir. Definitivamente, la memoria puede jugar malas pasadas.

Pero asimismo, la memoria permite salir del aprieto con rapidez. Entonces, en la oscuridad de quien ha pensado en mil preguntas pero quizá ha omitido otras mil más apasionantes, aparece una luz destellante que alumbra todo a su paso: las relaciones entre mujeres en la sociedad contemporánea, un tema fundamental en la educación de las nuevas generaciones.

“Trato de que mis hijas se enfoquen en su felicidad , que sean ellas mismas y no se guíen por las modas y las tendencias. Les enseño día a día el valor de amarse, aceptarse, apoyarse entre sí y ser respetuosas y solidarias con las demás niñas. Hay que cambiar paradigmas y transformar patrones que nos afectan como género”.

Un 2023 prometedor

A la par con el programa El News Café de la cadena Univisión, Aly Sánchez continuará este año con su stand up comedy, el reality La vida misma en Youtube y prepara el lanzamiento de un documental.

“Tengo varios compromisos ya pactados en teatro, televisión y redes sociales;pero siempre aparecen retos nuevos, proyectos imprevistos que ponen sabor a la vida y me hacen disfrutar cada vez más mi trabajo”.

Humor para vivir, humor para resistir

Orgulloso de vivir su personaje a plenitud, en el proceso creativo que ha nacido en la conversación, el periodista es consciente de que debe finalizar el encuentro. Antes, debe preguntarle a Sánchez por el significado del arte en su amada Cuba. Significado dotado de connotaciones ligadas a la resiliencia del espíritu humano.

Los interrogantes han sido condicionados por la mirada subjetiva del curioso preguntón: ¿es un discurso político de protesta personal contra la desesperanza y la resignación? ¿Una medicina para resistir?

La respuesta sale despavorida de su boca: “de cierta manera, sí. Sobre todo, el humor. En Cuba, Nos reímos de nuestras desgracias y riendo, resistimos lo mejor que podemos”.

Ahora puede concluirse que en su ejercicio creador de ellas cómicas, Aly Sánchez es una experta en el arte de hacer reír con el llanto del alma. Un llanto henchido de felicidad genuina, gratitud a la vida por el camino recorrido, orgullo de su sangre cubana y un respeto absoluto por el escenario y el público.

Llanto que honra las amadas rancheras de su abuelo y celebra el ahínco de su matriarcado, cuando salen a relucir los dichos de la campesina Braudilia, la ambición de La Cazafortunas, la picardía de Ordenia, el glamour de Migdalia Rondón y los comentarios de las inconfundibles Ami y Yoyi.

(Visited 285 times, 1 visits today)

Close